20 Poemas de Amor y una Canción Desesperada, Pablo Neruda



Análisis

Quizá esta es una de las obras más conocidas y reconocidas del autor. El amor es visto por el poeta desde diferentes puntos de vista, con alegría, con tristeza y con desesperación, y también influenciado por lo que le rodea. A través de estos 20 poemas podemos conocer una visión más particular y concreta del concepto del amor de Pablo Neruda.

En el primer poema de ese libro el poeta nos habla de su visión de una mujer idealizada. Sin embargo, a encontrar a una mujer real todo cambia ya que aparece lo sexual, el deseo, el amor y también sus momentos buenos y malos. Es decir, una relación de verdad. En el segundo poema la luna inunda la noche con su blancura, con su reflejo del sol en ella. A su lado todo es oscuridad y la muerte acecha al poeta. La luna le hace sentirse envuelto la tristeza.

Un tercer poema nos habla de la playa como personificación de una amada. En el cuarto poema, aparece un amor de verano al que alerta de una tormenta. Los avisa, da señales de que su relación apasionada durará únicamente lo que dura el estío. En el quinto poema, el poeta ha encontrado al amor de su vida, a la compañera de viaje con la que andar su camino, y todo lo llena su amor, expulsando todo lo negativo de él.

El poema número seis nos habla de un amor del pasado que ha marcado al poeta y como su recuerdo le llena. Las imágenes que utiliza en los versos demuestran esos sentimientos íntimos y sinceros. Sin embargo, en el número siete, nos habla de un amor no correspondido, un amor que se acaba y que ya no se puede recuperar. Nada lo ata. El poeta se siente unido a ella pero sabe que ya no hay amor entre ellos.

Un octavo poema nos habla de los recuerdos, ese humo blanco, de un amor perdido, de su desnudez, de los sentimientos del poeta, que son lo único que le queda. En este punto, como contraste, en el noveno poema, el poeta está envenenado de amor y nada lo puede detener, nada puede alejarlo de su amada. No hay espacio, distancia o sentimiento negativo que le pueda apartar de ella.

El fin de una relación, de un amor destaca en el 10º poema, que habla de la separación emocional y física de ella hacia él. Ya nada los une y cada vez está más distante, más alejada. En número 11, el poeta habla del recuerdo de un amor pasado, como la luna, que regresa a la mente del poeta cada noche. Es un amor profundo, que el poeta sabe que tiene que olvidar para que no le haga sufrir más.

Sin embargo, en el poema número 12 se ha enamorado de una mujer, de un espíritu libre que viene y va en la vida del poeta, por eso hay esos cambios del pasado al presente en los tiempos verbales. El poeta es consciente de que no puede retenerla y que se irá para volver cuando ella lo desee. Él la esperara. En el poema número 13, el poeta ama una mujer mucho más joven que él. Es consciente que tiene que dejar que vuele libre, que sea feliz, que viva su vida y su juventud. Es por ello que decide dejarla, separarse de ella aunque la ama.

En el 14, el amor ha llegado la vida del poeta de una forma sensual, sexual, apasionada, total. Es un amor verdadero que hace que el poeta quiera renacer, florecer, como los cerezos. Su vida quiere ser de colores y que esos sentimientos alimenten a su compañera de viaje. Esta misma idea continúa en el número 15. El amor llena por completo el poeta y su compañera de viaje lo complementa por su discreción, porque sabe qué hacer en cada momento como mujer, como amante y como compañera de viaje. Sabe qué hacer para que él sea feliz. En el 16, el amor llena el poeta y es correspondido por la amada. Está lleno de vida y se siente rejuvenecido. Parece que ella ha pasado por un momento difícil, por una pérdida y él está llenando ese vacío.

En el 17, como contraste, el poeta nos habla de que ese amor ha muerto, se ha ido y las campanas anuncian la pérdida, como si la muerte hubiera llegado. El poeta no reconoce la mujer que tiene delante. Ella parece indiferente a los sentimientos del amado cuando hasta hace poco era lo contrario. Está desolado por la pérdida, pero más por su indiferencia.

En el poema número 18 el poeta se sincera ante la mujer que ama y todo está claro, como claras son las imágenes en un puerto. Todo está relacionado y lleva a la misma idea: él la ama completamente, de forma transparente. El poeta está en esa etapa de la madurez que se acerca al final y donde el tiempo no ayuda a la espera, por eso no pierde tiempo y le muestra sus sentimientos.

En el poema número 19, el poeta ama a una chica joven, quizás adolescente está llena de vida y, aunque ese amor está presente, es esa misma juventud la que lo detiene. La experiencia hace que deje libre toda esa vida, toda esa alegría. En el último poema, el poeta ama a una mujer que ya no está a su lado. Lo hizo de manera verdadera, pero la relación terminó. Es consciente de que ella ama a otros hombres, como él a otras mujeres, pero sus sentimientos hacia la amada siguen presentes y, sobre todo, sabe que su amor por ella será para siempre.


-------
Analizado por Susana Marín, en Poemario, publicado en septiembre de 2014, visto en https://poemario.org/20-poemas-amor-una-cancion-desesperada/ .Gracias por leernos y citarnos :)