Canto de los Hijos en Marcha, Andrés Eloy Blanco



Análisis

Un soldado se dirige su madre. Escribe siendo consciente de que puede morir en batalla, en la lucha. En caso de que ocurra no quiere que use los servicios de una funeraria. No quiero un velatorio y entierro tristes. No quiere que lloren por él y tampoco quiere que lo velen. No quiere que tapen su rostro y no quiere las tradiciones de la mortaja, ni que la familia sufra. Hay un final circular de la estrofa porque no quiere que todo se centre en una ceremonia triste y donde todos sufran.

Quiere personas que hablen de amor, de la alegría de la vida. Quiere flores de colores, no coronas. Quiere música clásica y que el hogar se llene de aromas, que todos sacien la sed con vino y que él esté de cuerpo presente. El soldado quiere flores. Quiere tener un tiempo con sus hermanos, como cuando hablaban todos y tomaban decisiones.

No quiere que su madre lo deje sólo. Quiere estar con ella hasta el último momento. Tampoco quiere que lo lleven al cementerio en coche fúnebre de caballos. No quiere ser más que nadie porque no siente que lo sea. Si no hay más remedio, prefiere que sean caballos jóvenes, porque son más indomables y buscan la libertad, como él. Para él sería como volver a la vida, como si nunca hubiera muerto. Lo importante es la vida, no la muerte, su muerte.

Si muere en el campo de batalla, quiere que manden su cuerpo a su madre. Que sea recibido por su familia y seres queridos. Desea que lo lleven en un armazón para cabalgaduras, en las que transportaban cosas delicadas en aquella época, y que le pongan plantas aromáticas y especias (esto último seguramente para que el olor de la muerte no se note). Quiere descansar en un cementerio sencillo.

Cuando ya su cuerpo sea solo huesos, quiere que lo entierren definitivamente junto a la tumba del padre. También desea que su madre, cuando muera, la entierren junto a él. Para que el dolor y el sufrimiento de la madre sea menor, le pide que guarde un mechón de su cabello y su sangre para que lo tenga presente siempre y lo recuerde como si estuviera vivo.

El soldado le pide a la madre que hable de su muerte a todos los conocidos y a los que no y les diga que él murió por aquellos que no tienen nada. Desea ser enterrado con un pañuelo empapado por las lágrimas de la madre, para sentir su recuerdo cerca siempre y sentir a su madre aunque él esté muerto.

Quiere que mantenga su recuerdo vivo y que las mujeres sepan quien fue, el buen hijo que tuvo y todo el amor que daba. Pero sobre todo, desea que haya justicia sobre su muerte, que no quede impune lo sucedido. Quiere que lo recuerden los domingos, que lo visiten y no se olviden de dejar flores alegres. Que recuerden su nombre, su hogar. Quiere que su muerte tenga sentido y que el pueblo sea libre.


-------
Analizado por Susana Marín, en Poemario, publicado en agosto de 2015, visto en https://poemario.org/canto-los-hijos-marcha/ .Gracias por leernos y citarnos :)