Una carta de amor, Julio Cortázar



Análisis

Si alguna vez has hecho tus pinitos con la poesía y lees “Una carta de amor” de Cortázar es posible que afirmes: «Bueno… yo lo puedo hacer mejor». Y no te vamos a decir que no. Todo el mundo conoce al Cortázar de Rayuela o de los libros de relatos. El famoso escritor argentino (pero nacido en Bruselas en 1914) fue uno de los grandes renovadores de la narrativa del siglo XX y una referencia para todos los relatistas del planeta, pero, ¿qué hay de su poesía?

Es una pieza íntima, personal y sencilla dirigida a una pareja de Cortázar

Bueno… echemos un vistazo a este poema para comprobarlo. “Una carta de amor” no ha pasado a la historia como uno de los mejores poemas románticos que se han escrito. Pero imaginamos que Cortázar tampoco pretendía alcanzar el Olimpo de la poesía con él. Se trata de una pieza íntima, personal y sencilla probablemente dirigida una de sus parejas.

En este poema no hay sitio para las altisonantes declaraciones de amor, ni para los juramentos de vida o muerte, Cortázar no es Romeo declarándose a su Julieta, solo es una misiva en verso de amor cotidiano, ese que podemos respirar una tarde de invierno en el sofá o en una terraza en un atardecer primaveral.

El primer verso no pude ser más elocuente certificando este carácter doméstico al que nos referimos. Cortázar expresa con cierto sentido del humor el cariño que tiene a su pareja. No es nada y es todo…

Más adelante el yo lírico nos da más información sobre el concepto de amor que persigue. No es una relación rimbombante ni de grandes e irrefrenables pasiones. Con palabras y conceptos muy cortazarianos, el yo lírico alude a situaciones cotidianas, como tomarse un café o un té y hacer el amor, o esas conversaciones intrascendentes en las que picamos a la pareja para animar un poco la situación.

En la penúltima estrofa se introducen nuevos elementos, el sujeto lírico pide algo más a su amada, que tenga personalidad, que siga luchando, mostrando su yo en sociedad, que disfrute del momento sin hacer demasiados planes.

Cortázar celebra también la independencia y libertad que puede ofrecer una pareja

El poema finaliza con una declaración de intenciones, esta vez sí un poco más pomposa. Cortázar muestra su deseo de mantener la independencia y la libertad que ha construido junto a su pareja, esa sensación que todos hemos tenido de formar parte de algo más que nosotros mismos cuando estamos comprometidos con nuestra pareja (y con el mundo).

No creemos que Cortázar pensase que este poema tenía mucha más trascendencia que entregárselo a la persona a la que estaba dirigido. El valor de la pieza reside en ese carácter íntimo y doméstico que nos despierta tanta empatía, es el amor de diario.


-------
Analizado por David Rubio, en Poemario, publicado en febrero de 2016, visto en https://poemario.org/carta-amor/ .Gracias por leernos y citarnos :)