Me viene, hay días, una gana ubérrima…, César Vallejo



Análisis

El poeta nos habla de sentimientos encontrados, como el de quien quiere querer aquello que odia, a quienes lo desprecian, a quienes no lo quieren, a todo tipo de personas. Es en esos momentos cuando siente que, de una manera sincera, quiere hacer algo por cambiarlo. Sin embargo parece que son sólo momentos pasajeros, que de la misma manera que vienen, se marchan rápidamente.

El poeta siente en lo más profundo de su ser que su deseo es enseñar, aportar algo para hacer de este un mundo mejor para todas las personas. Siente que pueda hacerlo. Es algo que nace desde su interior de forma sincera y quiere hacerlo para aportar, ayudar. Quiere dejar de lado los pensamientos negativos o violentos. Desea extraer lo mejor de las personas. Sin embargo, al final del poema, el propio poeta siente que no puede dejar de ser el mismo porque, en el fondo no es tan bueno, como él piensa.

Si pudiéramos definir la sensación que tenemos cuando acabamos de leer el poema, estaríamos hablando de un arrebato de bondad temporal. Frente a la negatividad de lo que nos rodea en muchos momentos, el poeta hace un esfuerzo por buscar lo mejor de él para no ver lo negativo en los demás. El mismo dice que quiere aportar algo para que este mundo se un poco mejor.

Sin embargo, como él también nos indica, uno es como es y es quien es y, por mucho que quiera cambiar, no puede evitar que en el fondo piense que no quiere hacerlo. Él no es así y, por mucho que quiera, al final sabe que no va a poder sentir esa positividad, esos buenos sentimientos o tampoco podrá aportar lo mejor de sí mismo para qué este mundo sea mejor. Seguramente lo hará de otros modos, pero del que siente en un primer momento no.

Sin embargo, cuando acabamos de leer el poema no tenemos una sensación de tristeza, no esperamos que el poeta cambie de opinión y entendemos sus motivaciones para pensar así. Otra cosa es que las compartamos. Lo importante es que él tiene una buena intención en un primer momento y cuando se sincera consigo mismo, lo hace de una manera que parece haber sentido algo en su interior que le ha hecho decir lo que piensa y es esta misma sensación la que evita que veamos al poeta de una manera negativa.


-------
Analizado por Susana Marín, en Poemario, publicado en febrero de 2015, visto en https://poemario.org/dias-uberrima/ .Gracias por leernos y citarnos :)