Esto es Amor, Gioconda Belli



Análisis

Uno de los poemas más sinceros y personales escritos por Gioconolla Belli es precisamente este ante el cual nos encontramos. Esto es amor es un grito desesperado a un amor que se desvanece y que, a pesar de lo fuerte y real que en algún momento pasado fue, ya no es más que un recuerdo confuso y un tormento doloroso. Belli confiesa con este extenso poema que su gran consuelo es escribir y observamos en sus versos que fue escrito realmente en un momento en el que su alma se encontraba dolida si no realmente desolada.

Consta de setenta y cinco versos que dividimos en tres partes según el tema. Comienza de manera ordenada analizando aquello que quiere dejar por escrito en sus páginas en blanco. Del verso número uno al verso número trece nos ofrece detalles de cómo era su vida cotidiana en el pasado. Aunque los verbos empleados están conjugados en presente, podemos deducir que habla de algo pasado: se repite la palabra “recuerdo”. Hace referencia a elementos espirituales, como “la sensación de dulzura” (verso 5) o “lo prosaico se vuelve bello” (verso 6), y a elementos físicos como las manos, o el “humo compartido”, refiriéndose a algo que se puede compartir y puede ser respirado y sentido por ambos; y a partir de todos los elementos presentes ya sabemos que se trata de un recuerdo amoroso o de pareja.

La segunda parte comienza en el verso número catorce y abarca hasta el número cuarenta y siete. En esta segunda parte sus sentimientos se apoderan de su cálamo y aparecen ideas y palabras contradictorias cargadas de amor y ganas de odiar. Nuestra escritora desea odiar pero quizás no tanto olvidar. Ella desea cambiar sus sentimientos, invertirlos. Está llorando, recuerda y se aferra a su pasado. Le declara su amor a ese “monstruo apocalíptico” (verso 20) que no sólo era malo sino que la hacía presentir el fin del amor; “la biblia de mis días” (verso 20) pues sólo él marcaba las pautas de su vida, era su guía físico y espiritual. Ahora todo su mundo ha dado la vuelta y recuerda el contacto físico ya inexistente (verso 25). No obstante, Belli reconoce que caería y volvería a sufrir si él se lo pidiera (verso 31).

Entre los versos treinta y cinco y cuarenta vemos claramente que escribir es para ella un desahogo. Y la manera que tiene de expresarlo comparando las curvas del mundo incierto con las de sus caderas nos revela uno de los repetidos detalles femeninos típicos de su poesía.

A partir del verso número 41 el lenguaje y el estilo se tornan ambiguos. Son pensamientos cruzados en medio de dolor.

La tercera y última parte comienza con el verso número cuarenta y ocho. Ella reconoce que no encontrará consuelo viviendo eternamente en sus recuerdos y buscando en lo futuro todo aquello que la lleve a él. Admite que no podría entregar su amor a otra persona de la noche a la mañana; pues ella le había dado todo su universo.

El poema finaliza confirmándose a sí misma que ya no habrá más paraísos; su realidad ha dejado de existir. Y sólo el llanto, los recuerdos y sus poemas la consuelan.

Pero sabemos los que leemos el dolor desde fuera que todo volverá a girar… aunque sea en otro sentido.


-------
Analizado por Victoria Jorrat, en Poemario, publicado en junio de 2015, visto en https://poemario.org/esto-amor/ .Gracias por leernos y citarnos :)