Happy New Year, Julio Cortázar



Análisis

Julio Cortázar es un poeta raro. Seguro que él se tomaría esta afirmación como un elogio, ya que nunca pretendió ser como los demás en ningún ámbito, y mucho menos en el creativo. La poesía de Cortázar ha quedado siempre en un segundo plano con respecto a su narrativa, especialmente Rayuela y varios de sus relatos que se encuentran en la cima del género. Pero Cortázar también escribió sus versos en diferentes etapas de su vida.

El escritor argentino se acercó a este género de otra forma, con menor ambición. Prueba de ello es que solo publicó tres libros de poemas. Aunque, eso sí, hay que recordar que publicó el primero con solo 24 años: Presencia, un compendio de sonetos.

Cortázar quería ser músico, pero descubrió su habilidad para la poesía…

Él quería ser músico, pero los sonetos le “salían redondos”, así que viró hacia la literatura. Hay quien dice que toda su obra es poética. Y es que la frontera entre la poesía y la prosa a veces es un tanto equívoca. Es evidente que el corazón creativo de Cortázar era poético (como muchos otros escritores) pero al verso le dedicó menos tiempo y tuvo menos éxito con él. De eso, tampoco cabe duda.

“Happy New Year” es un poema íntimo lleno de guiños privados

“Happy New Year” puede servirnos de ejemplo de una vertiente de su estilo poético, la del verso de amor, intimista y cotidiano. Buena parte de sus poemas de amor tienen dedicación concreta. Este poema de celebración del nuevo año, es una pieza doméstica, casi privada. A mi juicio, es precisamente ese carácter privado, como si espiásemos la relación del vecino de enfrente a través de la ventana, lo que constituye el mayor valor del poema, ya que nos permite empatizar más directamente con su mensaje.

El inicio del poema es similar a “Una carta de amor”. Cortázar «no pide mucho» pero pide, que ya es mucho…

El yo lírico está separado espacialmente de su amor en esa entrada de año, un momento en el que, queramos o no, nos sentimos más emocionales. Cortázar echa de menos a su pareja. Con algunos símbolos muy personales, tal vez privados, expone su deseo, tanto intelectual, como físico de encontrarse con su amada.

En este poema no hay sitio para los puñales en el corazón de la poesía romántica, solo hay deseo insatisfecho y un poco de humor

A diferencia de los poemas de amor de cuño romanticista, aquí no hay explosiones sentimentales ni puñales en el corazón. Solo un te echo de menos y me gustaría estar contigo aderezado con algún toque de humor puramente cortazariano. Así, el yo lírico nos informa que su pareja no puede estar con él, por «razones técnicas»…

Pero Cortázar no se conforma y busca su mano en el aire, la acaricia y, con la pluma en la mano, convierte su deseo insatisfecho en este pequeño poema íntimo lleno de guiños personales.


-------
Analizado por David Rubio, en Poemario, publicado en febrero de 2016, visto en https://poemario.org/happy-new-year/ .Gracias por leernos y citarnos :)