Isla ignorada, Gloria Fuertes



Análisis

Gloria Fuertes fue una poetisa española que nació en Madrid en el año 1917 y murió en su misma ciudad en 1998. Desde que fuera muy jovencita comenzó a escribir cuentos y en 1950 publicó su primer poemario.

Durante toda su vida participó activamente en los círculos culturales y literarios, y hasta colaboró y fundó revistas como “Arquero”. Destacaron sus poemas y sus cuentos infantiles: se dirigió a toda clase de público. Podríamos situarla junto con su obra en la generación del ´50, o en el grupo de la postguerra. La Guerra Civil española marcó su personalidad, sus sueños y por supuesto sus poemas para toda la vida. Y fue, de hecho, una de las primeras poetisas de la postguerra.

Trató a lo largo de toda su obra temas universales como son el amor, el dolor, la soledad, la opresión, o la muerte, y siempre tuvo una visión muy marcada por sus vivencias personales.

Precisamente a este primer poemario suyo al que nos hemos referido pertenece el poema que nos ocupa: Isla ignorada.
Podemos apreciar que efectivamente es una de sus primeras creaciones y, al no tratarse aún de una poetisa consolidada, muestra incertidumbre ante su futuro como escritora y sus capacidades (versos 16-19).

Este poema consta de treinta y ocho versos libres e irregulares. El tema fundamental que trata la autora es la creación de un universo personal, único y particular que ella misma se ha creado y con sus versos nos lo describe, así como nos describe también cuál ha sido su intención con la creación de esta empresa. Todo poeta tiene su universo particular, y muchos poetas intentan mostrárselo a su público, o simplemente lo hacen más suyo si logran transmitírselo a alguien. De este modo, Gloria Fuertes nos habla de sí misma y de su universo creado por medio de este poema.

Partiendo de esta idea fundamental, el poema se divide en cuatro partes. La primera parte la encontramos entre los versos número uno y seis. En estos versos nos hace una descripción de ella misma y de cómo se siente ante el mundo. La segunda parte abarca desde el verso número siete al verso número veinticuatro. En esta segunda parte pasa a describir su Isla, lo que equivaldría a su universo propiamente dicho. A lo largo de estos versos va creando una serie de metáforas entre los elementos de la naturaleza propios de un paisaje que se encuentran en su isla con los elementos que conforman su poesía. Por ejemplo en los versos 11-13: “Hay arroyos poetas / y voces interiores / de volcanes dormidos”. La tercera parte la encontramos entre los versos número veinticinco y treinta y cuatro. Aquí aparece lo que ella quiere que se perciba de su persona. La isla no es solamente su universo creado sino ella misma, ella es su universo; su isla es su intelecto de poeta.

Apreciamos en los versos 33 y 34 que ella baraja la posibilidad de permanecer como “isla ignorada”, ante lo cual no se desanima y se considera poeta de naturaleza: “océano eterno”. La cuarta y última parte va desde el verso número treinta y cinco al verso número treinta y ocho. En esta parte final del poema revela de manera subliminal cuáles son sus creencias religiosas, que por la descripción “y me dejó una cruz para la vida” (verso 37), muy probablemente sea cristiana. No obstante, a pesar de que parece que practica o cree en una religión, el tema fundamental en torno al cual suelen girar las religiones, la muerte, lo deja un poco en suspense: “para la muerte me dejó un misterio” (verso 38).

En cuanto a los recursos literarios empleados para embellecer el mensaje del poema, destacamos la paradoja y la metáfora. Podemos encontrar un ejemplo de paradoja en los versos número nueve y diez, en los que expresa que las fieras se comportan con dulzura y las flores, elemento del cual esperaríamos sólo virtudes, se nos describen como venenosas. Metáforas hay por ejemplo en los siguientes versos: veinte y veintiuno; veintitrés y veinticuatro; y veintisiete y veintiocho. En su isla los versos forman la arboleda; el viento es el lector de sus versos y hace música cuando toca sus árboles, etc.

Emplea un vocabulario sencillo y armonioso, entrelazando léxico relacionado con la creación poética con elementos de la naturaleza (tanto terrestre como celestial): poetas, voces interiores, mis versos, arte… por un lado y por otro lado: isla, mar, árboles, volcán, ángeles, bosque, viento, manantiales, cascadas, océano, etc.

Con este poema, Fuertes logra realmente mostrar al lector cuáles son los temas que la mantienen en vilo. Cuáles son las cuestiones que inquietan su pensamiento y dan motivación a su pluma; y consigue aunar en unos solos versos los pilares de su personalidad: la soledad ante un mundo desconocido, la paz que no siempre se ha mostrado presente, la fe o religión que mantiene al hombre erguido ante la adversidad y la necesidad de mostrarse a sí misma como un micro universo dentro de un mundo mucho más grande.

El tema de la isla no ha sido tratado por pocos poetas; pero quizás de entre todos, sea al gran poeta mexicano Jaime Sabines a quien más nos recuerde. Para Sabines, cada individuo era una isla, y la poesía el modo mediante el cual las diferentes islas podían comunicarse o expresar sentimientos.


-------
Analizado por Victoria Jorrat, en Poemario, publicado en marzo de 2014, visto en https://poemario.org/isla-ignorada/ .Gracias por leernos y citarnos :)