Las Soledades de Babel, Mario Benedetti



Análisis

Todo ser humano tiene momentos de soledad y los necesita para estar mejor. Es entonces cuando nos vemos a nosotros mismos, somos conscientes de quienes somos, lo que hacemos y, al mismo tiempo, nos damos cuenta de lo que no queremos ver. En la soledad todo se pasa. Pensamos una y otra vez en lo mismo, en temas sin sentido. El amor, el sexo, son temas fundamentales en esos instantes.

La soledad nos produce insomnio y nos hace sentir mucha negatividad, culpabilidad y que nuestro tiempo se pierda rápidamente. Nos hace mayores. La soledad también hace que seamos conscientes de lo efímera que es nuestra vida y cómo esta y el amor son breves momentos que terminan con la muerte.

Nuestro concepto de soledad es diferente y única en cada persona, sociedad, país o cultura. En la sociedad, en su momento, era una forma de ser desde el punto de vista cultural, cotidiano y literario. Las personas se conocían más, la sociedad era más solidaria y buscaba la felicidad, el amor. Una forma de unir a las personas fue a través del baile y el tango, que hizo que, por su cercanía, los solos fueran menos.

Hoy día la soledad es algo personal, que se guarda y no se muestra. Al bailar, los sueños del que baila se centran en encontrar ese amor que les haga desaparecer esa sensación de estar solos. Vivimos en un mundo donde cada vez hay más gente sola. La torre de Babel actual es la de la incomunicación de las personas, que no se comunican por qué no hablan, porque se refugian en la soledad. Estamos juntos pero más distantes, lejanos, solos. Cuanto más solos nos sentimos y estamos, la sociedad está más enferma, más débil.

A través de unas metáforas muy sencillas, el poeta teje un poema en el que el lector puede verse reflejado. La sociedad es cada vez más impersonal, más individualista y eso se va reflejando en todos los aspectos que definen a ser humano. Como bien podemos intuir del poema, lo preocupante de la sociedad es que cada vez nos conocemos menos, hay mayor incomunicación y esto hace que seamos extraños para nosotros mismos. Como se dice en ocasiones, podemos vivir en un edificio en el que habitan muchas personas y no conocer al vecino de la puesta de al lado. Nosotros mismos estamos construyendo poco a poco una gran torre de Babel en todo el mundo.


-------
Analizado por Susana Marín, en Poemario, publicado en julio de 2015, visto en https://poemario.org/las-soledades-babel/ .Gracias por leernos y citarnos :)