Las uvas del tiempo, Andrés Eloy Blanco



Análisis

El poeta sitúa el poema en un fin de año, en el que hay un contraste entre la felicidad que hay afuera con la fiesta y la jarana y, por otro lado, la tristeza por el recuerdo de la pérdida de la madre. Está solo pero se sienta acompañado por su presencia, por esa mujer que lo trajo al mundo y a la que adora. Conversa con ella y le describe la algarada y la felicidad de la celebración, los disfraces, el alcohol y el desenfreno. Sin embargo sus sentimientos son otros.

La segunda estrofa nos habla de cómo las personas marcan un año más en la vida con la celebración de fin de año, mientras que el poeta lo ve como un año menos para la muerte. Intenta no pensar en la pérdida, en lo que no ha vivido, en las oportunidades perdidas, en el dolor.

La tercera estrofa hay una descripción detallada de la tradición, de cómo se toman las uvas con las campanadas y aparece un nuevo contraste: la felicidad empañada por la pérdida. En la siguiente estrofa, sin embargo, de cómo el pueblo lo celebra de otro modo: todo derroche felicidad, cordialidad, el compartir con los desconocidos la entrada de un nuevo año e incluso se busca al solitario para integrarlo en la fiesta. A nadie se le deja sólo. Todos celebran las tradiciones y símbolos que los unen, como el himno nacional.

En una nueva estrofa aparece un recuerdo, una rememoración de una cena de fin de año cuando la madre todavía estaba viva. La presencia del padre, triste, ya parece indicarnos la realidad de una muerte cercana. Momentos de cariño, de intimidad familiar junto con unos amigos. Este recuerdo se torna ácido al volver al tiempo presente y sentir la falta.

A partir de aquí un par de estrofas nos hacen visualizar el recuerdo de la antigua casa familiar, estilo oriental. No sólo destaca la majestuosidad de la estructura, su biblioteca y sus terrenos que la bordean. Destaca un parral donde crecían las uvas y su sabor aún está en el recuerdo del poeta. A continuación hay una ensoñación, una imagen que se asemeja a los dibujos de las bacanales griegas y al agua, transmitiéndonos esa sensación de frescor y renovación.

Continúa describiendo el cuidado y la protección de la parra, como si fuera la propia madre que lo estuviera protegiendo. Para intensificar esta idea, utiliza a las abejas que buscan las uvas para alimentarse y éstas están tapadas con capuchones blancos como una referencia al invierno, la tristeza, al recuerdo.

Pero del recuerdo pasa de nuevo la realidad y cada uva es una metáfora del paso del tiempo, de cada mes que hace que la madre ha muerto. El amor hacia ella hace que su ausencia lo vuelva todo ácido y melancólico. En la siguiente estrofa el poeta se arrepiente de haberse marchado de la casa y dejar sola a su madre, buscando fuera algo que ya tenía. Se siente perdido porque su madre era su punto de apoyo, su primavera, su casa y su vida.

En la estrofa final nos hace sentir que sin ella es como si no tuviera nada. Necesita ese amor incondicional de quien le hacía sentir que todo lo que la hacía era maravilloso. Desea estar con ella, morir, pero la muerte los ha separado. Vuelve nuevamente al momento de la toma de las uvas. Es entonces cuando nos presenta a su madre como una mujer joven, bella, sana, alegre y hermosa y es ese recuerdo el que quiere tener, apartando de su memoria la vejez y la enfermedad.

Su madre está siempre presente, como la divinidad y él se siente como un devoto una virgen, su madre. Hay un deseo, un anhelo de volver a ser niño y volver a estar entre los brazos de ella. Venacer para volver a vivir nuevos recuerdos.

En la última estrofa un año nuevo bien, otro ha pasado se ha muerto y es este que tiene presente porque es el tiempo que ha estado sin la presencia de su madre. Otro silencio, tristeza y la acidez de un recuerdo que transformado productor de las uvas y el recuerdo de su casa familiar.


-------
Analizado por Susana Marín, en Poemario, publicado en mayo de 2014, visto en https://poemario.org/las-uvas-del-tiempo/ .Gracias por leernos y citarnos :)