Los Tributarios, Andrés Eloy Blanco



Análisis

A Andrés Eloy Blanco se le conoce como “el poeta del pueblo”. Aunque falleció en México, en el exilio, en 1955, su figura fue clave en los avatares políticos y sociales de su país en la cuarta y quinta década de siglo XX. En la actualidad, se le reconoce como una eminencia en Venezuela, uno de los máximos referentes de la historia literaria del país sudamericano.

“Los tributarios” es una pieza que encarna a la perfección una de sus vertientes temáticas: el poema nacionalista. Aunque cultivó otros temas más íntimos, esta clase de composiciones son muy populares. Y es que leyendo “Los tributarios”, “Canto al Orinoco” o “Barca del pasado”, encontramos un estilo único e inimitable. Las imágenes poéticas, los motivos y los símbolos se repiten y se entremezclan forjando la personalidad poética de Blanco.

La constante repetición del número 7 en estos poemas, incluyendo el que nos ocupa, remite a la simbología asociada a este número. Se dice que es el número perfecto, el puente entre el Cielo y la Tierra. La cultura grecorromana lo ensalzó lo mismo que la Biblia. El 7 es también el número predilecto de Blanco en muchos de sus poemas. Aquí son “siete caballos y siete estrellas”. Y de nuevo pensamos en la bandera de Venezuela y en sus siete provincias históricas.

Y es que “Los Tributarios” es una combinación de mitos, leyendas e historia. La mitología relacionada con el Orinoco y las tierras venezolanas se mezcla con otros elementos procedentes del mito griego, como Ulises y el Caballo de Troya. Pero también hay espacio para Rocinante, el caballo de Don Quijote. Todo ello se combina con referencias históricas, a la Conquista, a Bolívar y también algunos símiles relacionados con cuestiones políticas contemporáneas.

¿Por qué esta mixtura? Andrés Eloy Blanco quiere configurar un mito nacional. Bucea en la historia de su país, acude a los símbolos, a los mitos, lo funde con la realidad y crea ese universo mítico que envuelve el nacimiento y la madurez de Venezuela. Por eso, Blanco es el poeta del pueblo, porque fue uno de los primeros en darle voz única a sus ciudadanos y a su entorno geográfico, elevando a la categoría de mito las leyendas locales.

Pero hay más en poemas como “Los tributarios”. No cabe duda de que el escritor sucrense dominaba la tradición venezolana, pero supo incluirla en poemas de muy cuidada composición. Solo falta leer de corrido este poema para apreciar su vivo ritmo, especialmente al inicio. Son poemas para recitar, casi canciones, que se adhieren fácilmente a nuestra memoria.


-------
Analizado por David Rubio, en Poemario, publicado en agosto de 2015, visto en https://poemario.org/los-tributarios/ .Gracias por leernos y citarnos :)