Oda al amor, Pablo Neruda



Análisis

El autor refleja en este poema el paso del tiempo y, paralelamente del amor, como camino vital. El primer amor, que nunca se olvida, vuelve en la edad madura al protagonista, con la misma fuerza pero con las vivencias de una vida plena.

En cuanto a la estructura del poema, la oda se divide en tres partes que coinciden con las tres estrofas del mismo. En una primera parte se nos muestra la explosión de la vida y ese primer amor de juventud y la posterior soledad por su pérdida. En una segunda parte se nos presenta un amor con las cicatrices curadas y cómo esa experiencia aporta sabiduría y la búsqueda del placer de la sexualidad sin ataduras, más salvaje y sexual, pero con la presencia de recuerdos. En la tercera parte del poema se nos presenta al protagonista en su edad madura, reflexivo al que, sin embargo, la vida le sorprende con el retorno de ese amor de juventud, más maduro, con experiencia, vital y una entrega total.

El poema comienza con una reflexión dirigida al amor personificado, en el que el protagonista expresa su intención de contar su camino vital en el amor, Amor… no me arrepiento. Mediante la metáfora de la magnolia, que simboliza ese primer amor natural, que parte de la inocencia y el desconocimiento, el autor hace balance del mismo, llegando a la conclusión de que fue hermoso, pero que, en el fondo, el aprecio y el cariño, simbolizado en el jazmín, es lo que lo rodeo, finalizando este de una forma abrupta al aceptar que no entró en su interior, en su isla, dejándolo abandonado y solo.

Una vez curadas las cicatrices, marcadas por los recuerdos que iban y venían, como las olas, y reconociendo la importancia de ese primer amor virginal, fruta vespertina… ardió como paloma, el protagonista se entrega al amor apasionado, liberador, sexual, y la encontré en mi piel… cabellera de una hoguera. Busca saciar una sed en cada boca y cada cuerpo, como si fuera una batalla con la que ganar la guerra, obedecí las órdenes…ejército desesperado. Sin embargo se anhela todavía ese primer amor inocente y salvaje a la vez, fruto del descubrimiento, la azucena salvaje de la infancia.

El amor, como camino vital es como la vida misma, desconocido, tortuoso y duro. Sin embargo, en la etapa de madurez del protagonista, cuando todo está en sus sitio y la vida le ha dado la tranquilidad de una vida plena, cuando enciendes el fuego…lo que amamos, y no se espera nada más que el disfrutar de la vida, esta te devuelve la chispa del amor, en concreto de ese primer amor que se da una segunda oportunidad en la edad adulta, son angostas mis manos… que ellas reciba, con una relación más madura, trascendente, experimentado, pero lleno de vida y vitalidad.


-------
Analizado por Susana Marín, en Poemario, publicado en septiembre de 2013, visto en https://poemario.org/oda-al-amor-neruda/ .Gracias por leernos y citarnos :)