El Río de las Siete Estrellas, Andrés Eloy Blanco



Análisis

“El río de las siete estrellas”, también conocido como “Canto al Orinoco” es uno de los poemas emblemáticos de Andrés Eloy Blanco. El escritor venezolano crea una parábola de aires mitológicos que simboliza la historia reciente de su país. Son las siete estrellas que aparecían en la bandera de Venezuela. Eran las siete provincias que suscribieron el Acta de Independencia en 1811. Recientemente se ha incluido otra estrella en la bandera que simboliza la región de Guayana.

Blanco viaja en el tiempo en su poema para seducir a una princesa, hija de un gobernante. ¿En qué época estamos? La historia está tratada como un mito, y los mitos están fuera del tiempo. En la primera estrofa se nos pone en situación. El yo lírico deambula con la princesa por las tierras verdes de una Venezuela más allá del tiempo. El encuentro entre estos dos enamorados, no obstante, es una excusa para trazar una parábola sobre la historia reciente del país sudamericano combinado con una visión ontológica sobre los orígenes y el destino del ser humano.

En la segunda y extensa estrofa, llena de sensualidad, los dos enamorados se funden con el entorno. El río Orinoco hace acto de presencia, su memoria recorre el río, desde su nacimiento a su desembocadura. Y mientras la princesa le cuenta leyendas de su país, el amante se dispone, por fin, a cantar la “Parábola del volcán y las siete estrellas”.

Cada estrella, para Andrés Eloy Blanco, simboliza un concepto y, a su vez, un momento de la historia venezolana. Este doble juego histórico y filosófico es la esencia del célebre poema del escritor venezolano. Así, la primera estrella sería por un lado el dolor, o la derrota de la raza, y por otro, el descubrimiento, la llegada de los españoles a las tierras americanas. Más adelante llega la piedad o el Evangelio, la libertad o la independencia, la ley, la muerte, la voluntad de vivir y el hombre.

El lector puede rastrear incluso determinados sucesos históricos de la historia contemporánea de Venezuela, como la batalla de Carabobo, fundamental en la independencia de la Gran Colombia que en las primeras fases de este proceso aglutinó a Venezuela.

Sin embargo, tras este suceso, el poeta se refiere a la llegada de la tiniebla, a un siglo XIX marcado por las guerras intestinas por el poder tras la independencia. Finalmente, Blanco tiene palabras de esperanza, ante un futuro diferente. El poeta nos lleva a su presente, con los cambios en el gobierno de Venezuela que prometían el final de los gobiernos dictatoriales.

Como hemos visto, “El río de las siete estrellas” es una pieza de gran calado para la cultura y la historia venezolana, un poema sensual, histórico y filosófico.


-------
Analizado por David Rubio, en Poemario, publicado en septiembre de 2015, visto en https://poemario.org/rio-las-siete-estrellas/ .Gracias por leernos y citarnos :)