La Rosa Niña, Rubén Darío



Análisis

Los reyes salen de adorar a Jesús por la mañana. Cada uno de ellos tiene un pensamiento y gestos diferentes después de la experiencia vivida. Los camellos están frescos de la noche y sienten sus cabalgaduras. Están pensativos al trote, intentando ser conscientes de todo lo sucedido en el pesebre.

Nadie sabe de qué lugar vinieron. Su presencia anunció un tiempo nuevo y sus regalos eran un símbolo de aquello. Antes de entrar a Belén se les aparece una niña que se dirige a ellos. Ella los vio llegar, después de escuchar a los pastores de la zona que decían haberlos visto. Sabe por quién han venido, por el niño Jesús.

Les dice que cuidará de la estrella que los guía Belén. La niña entra en el establo donde estaba Jesús. Ante él se da cuenta que no le ha traído ningún presente. Queda prendada de la visión del pequeño con sus padres, del lugar del propio Jesús. Había a su alrededor infinidad de regalos.

Ante esto se ruboriza por no tener un presente. Decide finalmente sacrificarse, ofrecerse ella misma al pequeño, a Jesús. Su hada madrina, Dios mismo, cumple su deseo y la convierte en la rosa más bella. Su olor y pétalos, ella misma, se han transformado en flor. Ella es el presente más bello para el recién nacido.

Estamos ante un poema en el que por un lado nos habla de la llegada de los Reyes magos al portal de Belén y como éstos, después de haber pasado la noche allí, se van habiendo dejado unos presentes muy importantes. Se marchan completamente transformados, cambiados, sin llegar a entender por completo la importancia del nacimiento del pequeño.

Por otro lado se introduce un nuevo personaje, el de una niña que acude también al portal de Belén, en el que ha nacido Jesús y decide transformarse, con ayuda de su madrina, de Dios, en flor. Ella misma quiere ser un presente para el pequeño y no hay nada más hermoso, sencillo y, a la vez, que transmita tanta belleza y entrega como es una flor.

Por un lado expresa la temporalidad de la vida y, al mismo tiempo, estamos ante algo muy sencillo que es capaz de expresar algo muy hermoso. A la vez, el hecho de que la flor esté tan llena de vida también representa la creación de Dios porque también esa flor está hecha a su imagen y semejanza.


-------
Analizado por Susana Marín, en Poemario, publicado en octubre de 2015, visto en https://poemario.org/rosa-nina/ .Gracias por leernos y citarnos :)