A una Ramera, Antonio Plaza Llamas



Análisis

El poeta nos habla de un contraste entre la belleza de la mujer y como esta ha sido algo que le ha marcado. Esta mujer es única, hermosa, pero ya tiene mucha experiencia con los hombres. Es de piel blanca, como una señal de pureza, pero esta misma característica contrasta con las fiestas en las que canta y participa.

El poeta sabe cuál es el oficio de esta mujer, pero la quiere. Se pregunta cómo se ha dejado engañar. No puede evitar la atracción y, al mismo tiempo, odia lo que hace y siente que su interior esta emponzoñado por el oficio de ella. En el fondo ella hace algo que no le gusta. Para él, el demonio le ha tentado y ella ha caído en su influjo. El poeta vuelve a sincerarse, quiere decir que la quiere como es y no puede evitar que sea de otra manera.

Él no quería amar a nadie y sentía que las mujeres eran objeto de burla. Cuando la conoció se enamoró de ella por completo. A lo que se dedica ella le hace sufrir, pero la ama igualmente. No sabe si el conocerla ha sido para hacerle sufrir o para cuidarle, pero esta entregado a ella por completo. La ama como mujer y al mismo tiempo siente que su trabajo lo rebaja. No le importa porque para el ella lo es todo.

Si tiene que renunciar a todo por ella lo hará, para seguirla donde desee. No importa perderlo todo por estar a su lado. Para él, su amor es sincero, de entrega total. Todo lo que hasta el momento conocía, deja de tener sentido y los demás hombres le producen odio. Odia aquellos que amaron a su amada, pero a ella la adora.

Aunque ella no lo quiera igual, en la quiere para siempre. Renuncia a todo por ella porque, sin ella, la vida no tendría sentido. Es tan profundo lo que siente que renuncia su familia y a quien más quiere, su madre, por ella. Ella lo maneja, lo utiliza y sabe cómo influenciarlo, pero no puede ni quiere evitar amarla. Cuanto más la odia más la quiere.

Nuevamente, el poeta expresa su deseo de tenerla y, al mismo tiempo, su entrega total. Su amor le hace sentir fuerte y capaz de todo lo que ella desee. No sabe si es fuerte o un muñeco en manos de esta mujer. Vuelve nuevamente a expresarnos el amor que siente hacia ella y, fuerte o débil, su entrega.

En la quiere y sin importarle lo que ha sido. Sólo desea cuidarla. El poeta es la referencia que necesita para dejar atrás su vida anterior. El amor que él siente lo puede todo. Todo lo que desea el poeta es que ella corresponda a su amor. El siente que ella lo merece todo, hasta la gracia de Dios, aunque sea una prostituta.


-------
Analizado por Susana Marín, en Poemario, publicado en abril de 2015, visto en https://poemario.org/una-ramera/ .Gracias por leernos y citarnos :)