El Brindis del Bohemio, Guillermo Aguirre y Fierro



Análisis

“El brindis del bohemio” es uno de los poemas más populares en México. Sus versos, especialmente la parte final, forman parte de la cultura popular. Sin embargo, su autor, Guillermo Aguirre y Fierro es un poeta que no goza de gran reconocimiento entre la crítica y del que no abundan los datos biográficos. Nació en 1887 en San Luís de Potosí y murió en el D.F. en 1949.

Dedicó buena parte de su vida al periodismo, escribiendo en diversas publicaciones, además de ser director de Vanguardia. Combinó esta labor con la literaria y su libro Sonrisas y lágrimas fue publicado en 1942. A este poemario pertenece “El brindis del bohemio”, una pieza narrativa que expone la reunión de seis hombres en torno a una mesa y unos tragos una noche de fin de año.

“El brindis del bohemio” pasa por ser un canto a la vida bohemia, al humo de los cigarrillos, a las copas de whisky y ron

A los sueños, las esperanzas perdidas. Y a la madre. Es una combinación de versos endecasílabos y heptasílabos con rima asonante variable. La primera estrofa nos pone en situación: 6 bohemios beben en una noche de invierno.

La estructura del poema favorece su carácter visual: el lector se traslada con facilidad al ambiente que rodea a los protagonistas de la escena. De alguna forma, nos recuerda a un acto teatral o a la escena de una película, gracias a la descripción de ese escenario. Casi podemos oler el humo de los cigarrillos y sentir la creciente ebriedad de sus protagonistas que brindan por el nuevo año.

Son los propios protagonistas los que, tras la introducción, intervienen para exponer sus pensamientos y deseos. Es la esperanza la que brota en las palabras del primer personaje. La esperanza de un año mejor que difumine la tristeza y el dolor de la nostalgia. Otro de los bohemios brinda por las mujeres, por los recuerdos, por los desvelos.

El tercer personaje sigue la línea de los anteriores, poniendo énfasis, de nuevo, en la figura de la mujer, anunciando el giro final del poema

De nuevo interviene, el narrador, la tercera persona que describe la escena. Los brindis continúan, pero aun queda el turno del último hombre, Arturo, que hace un brindis muy especial. También eleva su copa para dedicar sus palabras a una mujer. Solo a una.

De alguna forma, este último bohemio, pone la guinda sentimental a una noche de fin de año. Sus versos son para la madre. Mientras la recuerda, las lágrimas surgen de sus ojos y, probablemente, contagia a sus compañeros. Y se hace el silencio. El lector puede visualizar como los seis amigos beben el último sorbo, con las miradas perdidas, recordando. La figura de la madre, por tanto, es la que cierra esta noche de sentimientos a flor de piel, exhumados por el alcohol.

“El brindis del bohemio” es un poema sencillo, muy narrativo que describe una escena muy común pero emocionante. Cigarrillos, whisky, chascarrillos y esperanzas. Y la madre como el último refugio nostálgico.


-------
Analizado por David Rubio, en Poemario, publicado en mayo de 2014, visto en https://poemario.org/brindis-del-bohemio/ .Gracias por leernos y citarnos :)