Y si después de tantas palabras…, César Vallejo



Análisis

El poeta siente que si el planeta y el ser humano está condenado a desaparecer, mejor que sea ahora y no esperar agónicamente el final. Siente que nacimos solamente para morir, para destruir lo creado y siempre con miedo al final, a la muerte. Todo el poema esta bañado por el deseo del fin de todo.

El ser humano, aunque sabe que morirá, disfruta de la vida y las cosas más sencillas. Disfruta del conocimiento y el descubrimiento del significado de los astros. El poeta vuelve a desear el fin de todo. La pena por la pérdida, según el poeta, hace que nos aferremos a la vida y, callando, continuamos con ella con la esperanza de que nada ocurra.

Este tipo de discurso poético, por parte de un autor, no suele ser algo habitual si bien es cierto que muchas ocasiones se nos habla de lo difícil que es la vida en una sociedad como la que vivimos, en la que hay todo tipo de injusticias, situaciones crueles, muerte, etc., en la mayoría de los casos también se nos presenta mundo feliz, en el que amor es posible, en el que podemos vivir intensamente nuestra vida de una manera plena y en la que la bondad en el ser humano es posible.

Sin embargo, en este caso hablamos de un poema en el que se nos muestra al ser humano como algo destructivo del planeta, como que su evolución se dirige a la destrucción de todo lo que le rodea, incluso de las propias personas. Es por ello, que si nuestro destino es la destrucción, el poeta prefiere que nosotros desaparezcamos como especie y dejemos al planeta como esta para qué evolucione de otra manera.

Esta visión negativa no suele ser habitual pero sí que esconde una visión realista de una sociedad actual carente, en muchos casos, de sentimientos, en la que prima la individualidad frente al grupo, en la que lo que le importe a otra persona que no seamos nosotros se ve como algo extraño raro y, hasta cierto punto, revolucionario y, al mismo tiempo, peligroso.

Se ha inculcado tanto el individualismo a la hora de conseguir todo lo que deseamos, que el concepto del grupo, de sociedad, etc. se está perdiendo a pasos agigantados. Y esto ha dado como resultado que los sentimientos sean cada vez menos importantes, que nos volvamos más fríos y, ante la tragedia, muchos de los problemas que sufre la sociedad actual, etc., nos hemos vuelto insensibles.


-------
Analizado por Susana Marín, en Poemario, publicado en febrero de 2015, visto en https://poemario.org/despues-tantas-palabras/ .Gracias por leernos y citarnos :)